“La tecnología jamas podrá reemplazar a un maestro, pero aquellos que no sepan utilizarla si serán reemplazados por aquellos que si lo hagan”

Hablar de tecnología parece ineludible. En una sociedad en la que los nuevos medios de la información y la comunicación han permeado todos los espacios, y han modificado la manera de comprender el mundo para las próximas generaciones, no puede ignorarse la necesidad de reflexionar sobre su impacto en el espacio educativo.

Por esta razón, los docentes deben ser conscientes en el nuevo mundo que viven y deben entender que las generaciones actuales no pueden ser instruidas como se hacia en los 80s’, 90s’, etc, es mas, como se hacia 5 años atrás. Si en el aula, el profesor solo provee información y datos a sus alumnos, su presencia en sus vidas es obsoleta.

La actualización docente en el área de las TIC’s es tan importante como la educación misma que recibe el alumno. Al estar capacitado en el uso diestro de dispositivos digitales y conocimiento pleno de cómo aprovechar las plataformas educativas, manejo de apps, programas educativos en línea, convertirán su aula en un centro de prácticas moderno cuyas experiencias de aprendizaje serán inolvidables.

Los alumnos que cuentan con maestros con cultura digital, son alumnos distintos. ¿Por qué? Podemos enumerar varios factores.

Para empezar, el estudiante puede ser responsable de su propio aprendizaje. Los estudiantes deberían tener la oportunidad de convertirse en maestros en el aula. Cuando alumno y docente construyen la clase juntos, esta se convierte más versátil e interesante ya que dentro de la planeación se usarán herramientas con las cuales el alumno está familiarizado.Otra ventaja es que estas nuevas clases pueden ser utilizadas como una forma de proporcionar una práctica adicional para aquellos estudiantes que necesitan ayuda con algunos de los conceptos. Luego, los estudiantes pueden compartir sus lecciones entre sí.

Se promueve una autonomía cognitiva y colaboración en grupo. Los alumnos se enseñan a escudriñar información específica y fidedigna. No necesitan del profesor para que les transmita estos datos. Al ser investigadores colaborativos, se apoyaron mutuamente y se dan retroalimentación positiva entre sí.
El impacto de esta manera de trabajo influye en la construcción de una cultura digital significativa y en el fortalecimiento de las relaciones interpersonales.

Logran retener mejor la información aprendida. Cuando el profesor conoce una vasta mayoría de utensilios digitales con las cuales enseña, esto mantiene al alumno enganchado e interesado, y recuerda más información gracias a incluir elementos interactivos y una gran variedad de preguntas. Estas mismas herramientas pueden ser utilizadas por los estudiantes para crear sus propios recursos personalizados.

Creatividad a su máxima expresión. El alumno deja de ser un consumidor de tecnología y se convierte en productor de la misma, vaya, del contenido académico mismo.

Se detona el pensamiento crítico. Para hacer frente a los desafíos globales, es necesario desarrollar en los estudiantes el pensamiento crítico, que implica realizar juicios fundamentados, discriminar la calidad de la información, exponer correcta y ordenadamente las ideas y argumentos, así como pensar de manera autónoma.

En el quehacer educativo, esto involucra consideraciones como presentar la mayor cantidad posible de puntos de vista alternativos, encargar la recolección de fuentes de información diversas para su interpretación, la búsqueda de conexiones entre las piezas de material reunidas y la elaboración de conclusiones a partir de los mejores análisis.

El pensamiento crítico junto con la creatividad, es una habilidad que nos ayuda a tomar decisiones y resolver problemas complejos conocidos y aquellos con los que todavía no nos familiarizamos y que deberán resolver en el futuro nuestros estudiantes. Esto supone un cambio trascendente en el proceso formativo, en el trabajo docente y en los hábitos de los estudiantes.

Forja ciudadanía digital. Los maestros pueden forjar la responsabilidad y subrayar la importancia de que la comunidad escolar utilice las TIC’s a su alcance con una actitud ética, legal, segura y responsable.

Reitero, la finalidad de poder hacer de nuestros alumnos ciudadanos digitales es que, por medio de la tecnología, logren revolucionar su vida y su entorno para bien.

Daniel Gutiérrez
Coach académico Sistema Lia.

Recent Posts

Leave a Comment