Lo que necesitas saber sobre la educación STEM

STEM es el acrónimo en inglés que corresponde a las áreas de conocimiento de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. En ocasiones se suma a la currícula arte y lectura encontrando la variante: STEAM (Science, Technology, Engineering, Art, Math) o STREAM. (Science, Technology, Reading, Engineering, Art, Math).

Este enfoque educativo concibe estas disciplinas como una entidad conjunta, cuya enseñanza es integrada y coordinada, tal y como se hace al resolver problemas en el mundo real.

Pero ¿por qué es tan importante trabajar en clase con este abordaje integral, si ya enseñamos matemáticas, tecnología y ciencia en nuestra currícula normal? ¿qué hace diferente al incluir actividades STEM? Esa es la pregunta que muchos docentes nos hacemos ahora.

Estamos educando a la generación del futuro, una que tendrá que enfrentarse a: desafíos climáticos, al fenómeno del “desempleo tecnológico”, donde la automatización desbancará a los trabajos comunes y manuales que conocemos, y en donde se tendrá que resolver el impacto social que todos estos avances tendrán en un mundo tan moderno.

La educación exige un cambio de metodologías, en donde se forme a estudiantes capaces de hacer cosas diferentes, que tenga necesidad de aprender, capacidad de autoaprendizaje, ganas de trabajar en equipo, y un ímpetu natural por resolver problemas. No es solo lograr que el alumno aprenda conceptos, sino que con ellos resuelva problemas. Que aprenda a trabajar en comunidad, que sea empático, que comunique sus ideas claras, colabore con la sociedad, sea creativo y tenga iniciativa, persistencia, adaptabilidad, liderazgo y sensibilidad social.

Ya no debemos tener a los estudiantes sentados todo el dia llenando páginas de un libro sin interactuar entre ellos, con el maestro hablando y el alumno escuchando. Hay que dejar atrás las clases donde se realizan un sinnúmero de tareas repetitivas en solitario, que son evaluadas de la misma forma para todos, a través de un examen escrito. Al contrario, el maestro debe ofrecer a sus alumnos experiencias de aprendizaje, en donde investiguen, analicen y descubran lo que pueden hacer con lo que aprenden, de eso se trata STEM. 


Cuando hablamos de un enfoque pedagógico que cohesiona varias especialidades, no estamos hablando de que el maestro domine todas estas disciplinas, sino de tener la sensibilidad, eficiencia y eficacia al planear las situaciones didácticas con sus alumnos para manejar varias disciplinas a la vez en una sola actividad.

Metodologías como el aprendizaje basado en proyectos o retos, son las formas más sencillas de trabajar STEM, STEAM, STREAM, pues surgen de una necesidad real, en donde el alumno pone en juego todas sus capacidades para resolver un desafío. 

Exponer a los estudiantes a indagar, analizar, medir, contar, construir y hasta cometer errores, constituye un aprendizaje significativo, en donde el alumno se motiva a pensar en cómo resolver una problemática, hacer una hipótesis, experimentar, probar, exponer y posteriormente poner en practicar.

Este concepto educativo debe iniciarse desde edades tempranas, como preescolar. Dejar atrás la entrega de hojas con el mismo dibujo para todos, o el llenado de ejercicios de libros sin sentido, pero ¿cómo lo puedo lograr? 

Por ejemplo, para trabajar la ciencia: se puede poner a los estudiantes a hacer y resolver preguntas, planificar y llevar a cabo investigaciones, analizar e interpretar datos, construir explicaciones, elaborar argumentos de las evidencias, obtener, evaluar y comunicar la información.

Pero si se quiere trabajar la ingeniería, se pueden diseñar estrategias para resolver problemas, desarrollar y usar modelos, diseñar soluciones, ponerlas en práctica, probar modelos, rediseñar y mejorar lo existente.

En cuanto a las matemáticas, no olvidemos que se trata de desarrollar en el alumno el pensamiento abstracto y cuantitativo, lograr que estructure un plan y lo siga, construya argumentos comprobables y haga uso de la lógica matemática.

Mientras que la tecnología es una herramienta de investigación y análisis para presentar toda la información que se genera, a diferencia del arte, dónde se puede diseñar, construir, pintar, esculpir, etc.

Es tan sencillo como exponer a los alumnos a diferentes materiales, que los comparen, exploren y que los docentes se atrevan a realizar actividades que los desafíen. Empecemos por pensar afuera de la caja, haciendo preguntas detonantes que los pongan a pensar, que los rete. Presentemos a los alumnos problemas reales, que los lleven a crear planes, hipótesis y proyectos para resolver en equipo con diferentes actividades simultáneas.

No se necesita un laboratorio científico para esto, con materiales tan sencillos como: ligas, limpiapipas, palos de paleta, bolsitas, vasos, platos, hilo, cucharas, tubos de cartón, algodón, palillos reglas, tijeras, plastilina, botellas, hojas de papel, pegamento o cinta adhesiva…se pueden realizar muchísimas actividades.

No se necesita descubrir el hilo negro, existen proyectos ya diseñados. En Club LIA tenemos planeaciones STEM hechas especialmente para los maestros, lo único que se necesita es un cambio de visión en lo que se quiere lograr con los alumnos. Trabajemos para que los alumnos amen ir a su clase, que desarrollen su potencial y logren ser ese ingeniero, esa cientifica, esa bióloga, ese programador, ese analista que tanto necesita esta sociedad. 

Maestro ¡tú eres un constructor de sueños! motívalos para que sueñen ¡en grande!

Si quieres saber más sobre STEM escribe a info@clublia.com

Autor Arlen Becerra/ Mentor Académico Club LIA