Hablando de la evolución de metodologías, estrategias educativas no podemos dejar fuera un elemento clave de esta evolución LA TECNOLOGIA.
Suena Obvio, cierto? entonces, porqué ha sido tan difícil su implementación práctica exitosa en nuestras aulas hoy en día?

Mucho se habla de cómo la tecnología puede ayudar al proceso enseñanza-aprendizaje dentro y fuera del aula. Que su uso como herramienta facilita o mejora las estrategias que un profesor puede realizar para mejorar el desempeño académico de su grupo.

¿Pero por qué? o ¿qué factores impiden la completa implementación de dichas herramientas digitales en el aula hoy en día?

Se pueden nombrar dos factores principales entre varios mas:

  • Infraestructura: No todas las aulas cuentan con los requisitos técnicos como: Proyector, cañón, bocinas, computadora, Internet.
  • Capacitación docente: Los profesores no tienen los conocimientos necesarios para utilizar estos recursos a su máxima capacidad.

Muchas instituciones educativas y gubernamentales están intentando resolver y solventar los requerimientos  técnicos en sus aulas. Sin duda que ha habido avances en menor o mayor escala en los últimos años.

Desde esfuerzos a nivel oficial, como podemos recordar el esfuerzo que se dio en el mandato del presidente Vicente Fox en donde se buscó incorporar la tecnología como herramienta de enseñanza con su programa Enciclomedia. Todos sabemos que resultado tuvo. ¿Fue una mala idea?

Se puede decir que fue una idea genial con una planeación, implementación y desarrollo fatal. Se dotó a los maestros de una herramienta poderosa, pero nunca se les enseñó a cómo sacarle provecho, o aún peor, cómo inculcar su  interés para adecuar sus clases, y no solo verla como una carga de trabajo más a su ya extensa actividad laboral.

Pero después de enciclomedia, los proyectos oficiales como Habilidades digitales para todos de Felipe Calderón, y el proyecto anprende.mx  de Peña Nieto, tampoco se pueden considerar exitosos.

Y es que la gran mayoría de esfuerzos se enfocan en uno o el otro lado de los factores pero casi nunca en ambos por igual. Lo mismo sucede con los esfuerzos privados en cientos de colegios e instituciones con diversos programas que requieren de incorporación digital.

Ahora, ¿por qué los profesores no dominan o conocen la manera de incluir la tecnología en sus clases? Tiene mucho que ver con la muy conocida brecha generacional, que en décadas pasadas era muy notorio señalar en base a los gustos musicales, modo de vestir, formas de pensar, libertad de expresión. Pero en el ámbito educativo podemos afirmar que dicha brecha está marcada por el uso de la tecnología.

Pongamos por ejemplo cualquier salón promedio de 4to grado de primaria.

La edad del maestro tiene una media de entre 30-40 años. El uso de la tecnología en su formación educativa se dio hasta su carrera profesional, si tuvo suerte. Su primer dispositivo tecnológico lo tuvo en la edad de adolescente y fue una grabadora, un discman o si acaso un MP3.  Tiene celular inteligente, pero no lo domina, conoce sus funciones básicas porque es todo lo que necesita.  Usa redes sociales, pero no es experto, su uso de la computadora y el uso  de software de escritorio o en la nube es a nivel muy básico. No son nativos digitales y en el mejor de los casos, se están adaptando.

Por lo tanto, el implementar nuevas formas de enseñar en el aula conlleva el aprender nuevos temas, manejo de dispositivos, uso de herramientas digitales. Una curva de aprendizaje es grande, y a la mayoría de los profesores les cuesta demasiado trabajo transitarla con éxito.

Además, este maestro durante toda su vida y en especial en su preparación profesional, fue educado de una manera tradicional basada en el verbalismo. Por lo tanto, es comprensible ya que “uno enseña cómo fue enseñado”.

Sin embargo, para su alumno, su primer dispositivo tecnológico es o puede ser una laptop, una Tablet o un teléfono celular, que en muchas ocasiones es mucho más avanzado y poderoso que el que tiene su profesor. El uso de juegos de video, redes sociales, Internet se les da de manera natural porque es parte de su vida social, tienen clases de computación en la cual aprender a utilizar herramientas tales como procesador de texto, Internet, hasta programación y edición de imagen y video.
Esto quiere decir que, para un alumno, el uso de cualquier dispositivo o medio tecnológico dentro de un salón de clases es fácilmente aceptado e implementado, porque son dispositivos o tecnologías que ya conocen y dominan, porque para ellos son dispositivos o medios de entretenimiento.
Por eso hay que saber aprovechar esta herramienta para el impacto en el aprendizaje y no dejarlo solo ahí. 

Viendo todo esto, nos podemos preguntar. ¿Esta brecha tecnológica generacional seguirá indefinidamente?  Claramente la respuesta es NO.

La respuesta debería encaminarse más que al equipo o  la mera capacitación en una plataforma o aparato  tecnológico, en la Creación de una Cultura Digital
 en los docentes para poder no solo aprender a usar la herramienta en cuestión, si no lograr entender hacer los ajustes, empates y adaptaciones en su forma de trabajo, impactos positivos y como cada vez requerir de menos esfuerzos pues será una forma de trabajo constante.

A los maestros no solo podemos dotarlos de los recursos técnicos y de equipo; además de  capacitar, debemos motivar, incentivar y estimular a cada profesor de diferentes maneras.

Una buena herramienta es tan útil como la persona que la utiliza, Como Club Lia,  hemos visto salones equipados con lo último de la tecnología,  pero no es suficiente si el maestro no sabe cómo obtener el mejor provecho. Y de igual forma, para los maestros tecnológicos que tienen toda la capacidad, motivación y preparación para implementar la tecnología en el ámbito educativo, pero no tienen el equipo necesario.

Los nuevos esfuerzos deben estar encaminados hacia este fin.

Todos Sabemos que hoy en día no podemos darnos el lujo de dejar a un lado todas estas nuevas herramientas digitales que están marcando la tendencia en el ámbito educativo, toda aquella institución que no se sume a este movimiento corre el riesgo de quedar rezagada, pero hay que entender en dónde radica el problema de su correcta implementación.

Hay un gran número de talleres de capacitación impartidos por  programas, instituciones gubernamentales,  universidades, empresas privadas, cursos en línea, etc. buscando ofrecer opciones de capacitación para docentes, facilitando este proceso de transición.
En Club Lia trabajamos el desarrollo de una cultura digital en la escuela, partiendo desde el acceso a la tecnología con que cuenta hoy y asegurarnos de que esos recursos se aprovechen al máximo antes de dar un siguiente paso.

Los nuevos profesionistas de la educación son más jóvenes y su preparación académica está marcada con el uso de la tecnología. En su preparación académica ya tienen acceso a recursos didácticos digitales como plataformas LMS (Learning Management System) como Edmodo, Blackboard, schoology. Por lo tanto, para estos maestros la implementación de la tecnología en las aulas de clase será cada vez más natural. El reto generacional es alto, pero la disposición y apertura juegan un papel importantísimo.

Y en un futuro próximo podemos aseverar que esta brecha tecnológica será cada vez menor, hasta convertirse en un tema de conversación que comenzaría con la interrogación….  ¿Te acuerdas como eran de aburridas las clases hace tiempo?

Por: Ing. José Andrade Muñoz -  Coach Académico Digital  Club LIA
Recent Posts

Leave a Comment