El aprendizaje desde casa puede ser más fácil de lo que crees

Si bien la escuela es el ambiente en donde se trabajan muchos contenidos de aprendizaje, no es el único lugar para hacerlo, en casa se puede aprender mucho, no tiene que ser pesado para los padres y además, puede ser ¡muy divertido! 

La clave para que el tiempo en casa no sea tedioso es no dejar que el aburrimiento predomine. Entre más variedad de actividades se integren y entre más recursos distintos se combinen, el aprendizaje podrá ser más disfrutable.

¿Qué actividades puedo integrar? todo aquello que tu creatividad pueda imaginar. Integra en el aprendizaje en casa, actividades como:

  • Convivencia y juegos familiares
  • Trabajo académico
  • Lectura
  • Arte y manualidades
  • Experimentos científicos
  • Juego de lógica
  • Adivinanzas
  • Retos y Escape Rooms
  • Cantar, bailar, escuchar música
  • Vídeos y películas
  • Armar rompecabezas
  • Actividad física y juegos que impliquen movimiento
  • Tareas y labores de casa
  • Cocinar

¿Qué debo hacer yo con anterioridad?

Sin duda el aprendizaje en casa es una excelente oportunidad para convivir en familia, pero para que sea más efectivo y disfrutable también requiere poner en práctica lo siguiente:

1.-Crea hábitos y rutinas

Es importante poner algunas reglas y delimitar tiempos para que todos en casa colaboren y encuentren un flujo de actividades adecuado. 

2. Elige los espacios a utilizar 

Establece un espacio en tu hogar que sea agradable, acogedor y ordenado para trabajar. Si tú también trabajarás desde casa, intenta que tu lugar de trabajo esté cerca del suyo, a los niños les gusta estar acompañados mientras aprenden y hacen sus tareas. Diseña este espacio con hojas de trabajo, libros, lápices, reglas, sacapuntas, colores, cuadernos y si es necesario, una computadora o tablet. También delimita bien en dónde estará permitido jugar y ejercitarse, de esta manera no se confundirá entre los tiempos de trabajo y de juego.

3. Decide qué se va a trabajar 

Seguramente habrá ejercicios o trabajo escolar al cual se le deberá dar seguimiento y continuidad. Pero también estar en casa y con oportunidad de ser autodidacta puede ser una excelente momento para descubrir nuevas habilidades, talentos e intereses. Armen juntos una agenda de actividades, a los niños les gusta saber lo que tienen que hacer y en qué momento lo tienen que hacer, cuándo podrán comer, jugar, etc. 

4. Define tiempos

Establecer una agenda es importante para que se le asigne un tiempo a todo lo que se tiene que realizar durante el día. Sin embargo, es sano permitir de vez en cuando flexibilidad, ¿por qué no dejar que tu hijo elija con qué actividades quiere empezar para que inicie emocionado? a algunos niños les gusta más la biología, a otros escribir, unos prefieren resolver problemas. Si tu hijo comenzó una actividad y está tan concentrado que no quiere avanzar en la siguiente tarea que tenías planeada ¡déjalo! esa es la belleza de la educación en casa, que ellos siempre tienen la oportunidad de continuar con sus tareas sin ningún problema al día siguiente.

Estando en casa puede ser que no todos los días empiecen a la misma hora, algunos podrán iniciar más temprano, otros tal vez un poco más tarde si es que se permitió un poco más de tiempo para dormir.  No te estreses queriendo cumplir con los tiempos exactos. 

Quizá en un futuro, el niño se acordará de esta época con recuerdos positivos, y no con ansiedad por lo que sucede en el mundo y por tener que pasar tanto tiempo en casa.

Dentro del tiempo de trabajo no olvides incluir recesos. Preparar un pequeño refrigerio con alimentos saludables puede ser una excusa para levantarse de la silla y hacer una pausa por cada hora de trabajo. 

Involucra actividades artísticas, pon música y cada que detectes que se están aburriendo, quejando o pasando un mal rato, cambia la dinámica.

Establece tiempos de lectura, a los niños les encantan los libros, prepara una caja o un estante con libros interesantes y atractivos para ellos, no esperes que sólo lean un libro, a los niños les gusta la variedad, puede que lean 10 hojas de un libro, lo cierren y de inmediato empiecen otro distinto. La variedad es buena: alimenta su interés y amplía el horizonte.

Cierren el día. Cuando tu hijo termine de estudiar, platiquen sobre lo que aprendió en el día y reflexionen sobre ello. Puede ser un momento para identificar qué fue lo que más le gustó o qué le costó más trabajo. 

5. Ten paciencia

Estar en casa trabajando juntos puede ser una experiencia nueva para todos, por esa razón, la paciencia es la clave del éxito en estos momentos. Si hay ejercicios que no se puedan hacer, lecciones académicas que no se entiendan o preguntas que tú como padre no puedes resolver, no te preocupes, no te estreses y sigue adelante con otro ejercicio más sencillo. Evita la frustración y mantén el ánimo. 

Si deseas acceder a una agenda que te vaya guiando en las actividades que puedes realizar día con día, junto con una plataforma digital de apoyo para trabajar contenidos académicos, Club LIA te puede apoyar. Contáctanos en info@clublia.com