La famosa frase “los viajes ilustran” es perfecta para describir lo que vivió el Instituto de las Américas Bilingüe (IAB), luego de que las directoras de esta escuela visitarán Silicon Valley junto a un grupo de maestros de la red Club Lia.

Estos viajes tienen como objetivo conocer otras formas de trabajo e intercambiar conocimiento con empresas y escuelas que están innovando en temas relacionados con la educación.

Hace unas semanas les contamos a detalle sobre este viaje, pero quisimos visitar el IAB no sólo para platicar con los profesores, sino también para conocer la opinión de los estudiantes de secundaria, quienes empezaron el ciclo escolar en aulas renovadas: cambiaron los mesabancos por mesas y sillas; le dijeron adiós a las paredes monótonas e inspiraron a los alumnos rotulando en el salón frases motivantes y lo más importante: había un cambio de mentalidad y actitud en los docentes.

Los nuevos salones del IAB
Los nuevos salones del IAB

Alejandra Villanueva Torres, Directora Ejecutiva del Instituto de las Américas Bilingüe, Plantel Rosarito, nos cuenta cómo iniciaron estos cambios en la escuela:

“Todo surgió en el viaje que hizo Club Lia a Silicon Valley, ahí vimos realmente lo que estaba sucediendo en las escuelas extranjeras, cómo trabajaban y cuál era la dinámica en los salones.

Nos encontramos con algo muy diferente a lo tradicional. Nos dimos cuenta que existe una confianza entre el profesor y el estudiante, donde el docente confía en que el alumno va a trabajar sin necesidad de tenerlo en una especie de cajita o sentado siempre en su lugar, sino que existe un sentido de libertad en el aula”, explica Alejandra.


Alejandra Villanueva Torres, Directora Ejecutiva del Instituto de las Américas Bilingüe, Plantel Rosarito

La directora ejecutiva señala que, además de integrar el growth mindset o mentalidad de crecimiento en su nueva dinámica, decidieron cambiar el concepto que se tiene de un profesor, “dejar de verlo como un exponente, y convertirlo en un facilitador que brinda apoyo y soporte a los estudiantes”. No es alguien que los va a presionar para memorizar conceptos, sino un guía que les ayudará a ser más autónomos en este proceso de aprendizaje.

“Lo más importante a la hora de implementar estos cambios son los docentes, por fortuna nuestros profesores tienen mucha vocación, así que el primer paso fue contarles sobre estas nuevas ideas y aventarnos a dar el paso sin pedirles nada ni a los papás, ni a los alumnos, simplemente mostrándoles con hechos esta nueva forma de trabajo más colaborativa y moderna.

“Ya les habíamos preguntado a los alumnos de secundaria cómo se sentirían más cómodos, y muchas veces nos respondían algo tan simple como: “que nos dejen traer tenis del color que queramos”. Así que lo empezamos a implementar y ya no les imponemos el uso de tenis blancos; lo mismo con los cortes de cabello, también ahí nos volvimos más flexibles”.

Para nosotros es importante que ellos busquen su identidad, que se sientan cómodos y se conozcan a ellos mismos. Esa es una parte importante y esencial de la educación, no estamos solamente para enseñarles matemáticas…sino otras cosas de la vida”, puntualiza Alejandra.

Los comentarios de los papás y los estudiantes han sido muy positivos, sienten una “vibra distinta” y además, la gente que visita por primera vez sus instalaciones se van muy sorprendidos al conocer las aulas y al experimentar la apertura, integración y calidez de los alumnos y los docentes.

Para Jair Piñón, Director de Secundaria del Instituto de las Américas Bilingüe, esta transición de cambiar el modelo de hileras o filas, a trabajar en el aula con un mobiliario de uso comunitario, resulta muy positivo, pues invita a los estudiantes a colaborar en equipo e interactuar con otros compañeros.

“Les damos la libertad de desplazarse y de poder trabajar y compartir con todo su grupo; ese era nuestro objetivo inicial: ningún sitio le pertenece a nadie, todos tenemos que cooperar y compartir. Esto incentiva la tolerancia y el respeto, valores muy importantes para nosotros.

Todo se fue adaptando por etapas, al inicio siempre hay resistencia al cambio, pero ha sido paulatino, y el docente ha experimentado y se ha quitado ese pensamiento erróneo de que “no va a funcionar” o “no va existir control”. Se dieron cuenta que se trata de poner nuevas normas para que los alumnos tengan esa libertad de manera responsable”, puntualiza Jair.

Jair Piñón, Director de Secundaria del Instituto de las Américas Bilingüe

Platicamos con tres de sus estudiantes de secundaria y esto fue lo que nos contaron sobre los nuevos cambios en el IAB:

Marcus/ 2º de Secundaria 

“Pienso que al estar más cerca de los compañeros hay más oportunidades para convivir, hay mucho más movimiento, no sólo se trata de estar sentado en la clase todo el día. Y ese es un buen cambio.

Ahora es más fácil sentarte cerca de la gente con la que mejor trabajas y eso nos permite trabajar mejor (que cuando lo hacíamos solos en las butacas). También los maestros han cambiado, convivimos más, nos dejan menos tarea…y eso me hace muy feliz”.

James/2º de Secundaria

“Me gustó mucho cómo quedó el salón, me parece más cómodo. Antes estaba muy simple, y ahora es mucho más divertido. Me siento más concentrado y cómodo estudiando”.

Isabela/2º de Secundaria

“Es más dinámico, ahora los alumnos somos quienes nos estamos moviendo de lugar, no solo los maestros. Además, los muebles también están distintos. 

Este nuevo diseño nos facilita el trabajo en equipo y hace los días más divertidos. Me gusta mucho más mi escuela este año porque hay más movimiento”.

Estamos muy felices de ver cómo poco a poco el IAB está implementado cambios en la manera de educar y están escuchando las necesidades de los estudiantes y preparando a los docentes.

En noviembre tendremos nuestro próximo viaje de innovación educativa a Israel. Si te interesa asistir escribe a info@clublia.com ¡queremos saber de ti!

Recommended Posts

Leave a Comment