8 características de una mentalidad innovadora y cómo desarrollarlas

El mundo está cambiando muy rápido. Nuestros niños y niñas están cambiando, e incluso está cambiando la forma en que funcionan sus cerebros. 

Los niños de hoy necesitan más apertura al cambio y adaptabilidad, pero también deben poseer una mentalidad distinta…una mentalidad que potencialice su aprendizaje, desate su talento y despierte su creatividad. 

Por esa razón, en Club LIA apoyamos a escuelas para incorporar la mentalidad innovadora como una “cultura” y así permear a toda la comunidad educativa, beneficiando a  docentes, alumnos y padres de familia.

¿Qué es la “mentalidad innovadora”? 

Todos tenemos una forma de percibir las cosas, a esto le llamamos: mentalidad. Podemos ver al mundo de una manera que nos haga sentir fuertes y felices, o de una manera que nos haga sentir frustrados y débiles. 

Las personas con una mentalidad de crecimiento saben que pueden mejorar trabajando duro y probando diferentes estrategias. Siguen intentándolo incluso cuando se pone difícil y dicen cosas como: “No puedo hacer esto…por ahora” o “los errores me ayudan a aprender”. Las personas con una mentalidad fija sienten como si estuvieran atrapadas en la forma en que están las cosas. Todos en algún momento hemos tenido una mentalidad fija, pero es importante priorizar  una mentalidad de crecimiento, continuar intentándolo y desafiarte.

Una “mentalidad innovadora” es cambiar lo que ya existe y convertirlo en algo nuevo y mejor.

HD:Users:user:Documents:mentalidad innovadora 2:mentalidad innovadora 2.001.png

¿Cómo cultivar la Mentalidad Innovadora?

Basado en el trabajo de “Growth Mindset”, de Carol Dweck, George Couros analiza algunas características y resume diciendo que: “podemos observar una mentalidad innovadora cuando las habilidades, la inteligencia y los talentos, conducen a la creación de nuevas y mejores ideas”.

Si solo ofrecemos a nuestros niños lo que reside en nuestros cerebros, los estamos limitando. Los niños viven sus días llenos de asombro y preguntas, sin embargo, a menudo les pedimos que mantengan sus preguntas para después, para cuando haya tiempo de analizarlas y responderlas.

Piensa en tu propia curiosidad como adulto. Cuando sientes curiosidad sobre un tema, le preguntas a alguien que sepa la respuesta o haces una búsqueda rápida en Google. Si te interesa mucho: profundizas, preguntas y recopilas información mientras lo analizas en tu mente, y si es algo que acapara tu atención, te cautiva por horas. Esa es la curiosidad y motivación que buscamos en el aprendizaje de nuestros niños. 

Cuando viajo a los distintos estados para impartir mentorías de innovación en colegios, me encuentro con pósters o letreros en las paredes de las aulas o de los pasillos, que indican a los alumnos todo lo que NO DEBEN hacer.  Lo mismo pasa cuando doy talleres a maestros o charlas a padres de familia, me preguntan cómo controlar el comportamiento de los chicos y cómo detener lo que esta generación demanda. 

Querer controlar y frenar lo que no sabemos manejar, solo crea una atmósfera que incentiva a los estudiantes a probar el sistema, para ver si pueden sortear las reglas de los adultos. Por ese motivo es urgente cambiar la mentalidad y hacer un énfasis en lo que “puedo hacer”. Convertirlos en pensadores críticos sobre el mundo que los rodea y analíticos sobre las situaciones que los llevarán a obtener un mejor resultado.

HD:Users:user:Documents:mentalidad innovadora 3:mentalidad innovadora 3.003.png

Como dijo Matt Miller en su video Innovando en el Aula: “para innovar en el aula no tienes que ser un genio, solo tienes que probar algo nuevo”.

Pero lograrlo no siempre es fácil, dependerá de la mentalidad con que se afronte. Si vamos por la vida con una “Mentalidad Fija”, será difícil hacer cambios, por el contrario, si nos abrimos a la posibilidad de: todo es mejorable y si no lo sé, lo puedo aprender; entonces hablamos de una “Mentalidad de Crecimiento”, donde las habilidades se pueden desarrollar.  

Pero, si -como nosotros- crees que no basta con crecer y mejorar, y deseas verdaderos cambios para transformar nuestra realidad,  entonces hablamos de una “Mentalidad Innovadora”.

Para formar niños “innovadores” en sus actividades, la Comunidad de Líderes Innovadores en Aprendizaje (Club LIA) analizó diferentes procesos donde la innovación sobresale y creó una metodología de aprendizaje llamada: MENTALIDAD LIA, donde se encuentran varias rasgos que coinciden con el trabajo de Carol Dweck: “GROWTH MINDSET” y de George Couros: “INNOVATOR’S MINDSET”.  

A continuación describimos los rasgos principales que constituyen la Mentalidad de un Líder Innovador en Aprendizaje (MENTALIDAD LIA):

1. Empatía. Para crear nuevas y mejores formas de hacer las cosas, primero hay que entender para quién estamos creando. Como formadores, la innovación comienza con la pregunta, “¿qué es lo mejor para este niño?”. Así entenderás qué funciona y qué no funciona desde la perspectiva de un niño, no de un adulto.  Los formadores deben comprender profundamente el aprendizaje antes de ser efectivos en la enseñanza. Necesitamos ponernos en el lugar de nuestros niños, antes de crear mejores oportunidades para ellos en nuestras aulas y en sus casas.

2. Solucionadores de problemas. Como Ewan McIntosh dice: es importante enseñar a nuestros niños cómo hacer buenas preguntas, en lugar de pedir respuestas. Toda innovación parte de una pregunta, no de una respuesta. Muchos proyectos finales desarrollados por estudiantes comienzan con la primera búsqueda y luego la resolución de los problemas a nivel local y luego de forma global. ¿Con qué frecuencia los educadores se sumergen en un proceso similar? Si quieres innovar, primero analiza las preguntas.

3. Tomadores de riesgos. Muchos argumentan que las “mejores prácticas” son el enemigo de la innovación. Para ser innovador, salte de lo común. Para algunos niños, los métodos “probados y comprobados”, seguirán funcionando, pero otros, deberán probar algo diferente.

4. En equipo, Comunidad, o en Red. La innovación no se produce de forma aislada, ya que las ideas que se comparten conducen a nuevas y “mejores ideas”. Los mejores educadores crean equipos para aprender de otros y generar ideas nuevas y poderosas.  Vivimos en el mundo de las redes sociales, muchos aprovechan la oportunidad para llevar las redes a un nivel completamente diferente y desarrollar ideas en conjunto. El aislamiento es enemigo de la innovación. Compartir y aprovechar el poder de la comunidad es crucial para una “mentalidad innovadora” y un aprendizaje global.

5. Observadores. Una práctica normal entre los “innovadores” es mirar alrededor de su mundo y crear conexiones. En la educación buscamos soluciones que provienen de lo conocido, pero cuando las organizaciones de todo el mundo comparten sus prácticas e ideas, tenemos que aprovechar sus conocimientos y aprender de ellos también. La sabiduría está a nuestro alrededor, sólo tenemos que buscarla.

6. Creadores. Muchas personas tienen grandes ideas, pero pocas las concretan. La innovación es una combinación de ideas y trabajo duro para materializarlas. La conversación y planificación es crucial para innovar, pero sin acción, las ideas se desvanecen y/o mueren. Lo que un estudiante innovador “crea” con lo que aprende, es imprescindible en este proceso.

7. Resiliente. Las cosas no siempre funcionan a la primera, pero intentar algo y rendirse tan pronto como se falla, nunca conduce a la innovación, solo a un final definitivo. Buscamos que los maestros y padres enseñen y conviertan las buenas ideas en grandes aprendizajes.

8. Reflexivo.  ¿Qué funcionó? ¿qué no? ¿qué podríamos hacer la próxima vez? Si comenzamos de nuevo, ¿qué haríamos diferente? Es importante sentarnos y reflexionar sobre nuestro proceso. La reflexión es la parte más importante de la enseñanza, ya que las conexiones que hacemos por nuestra cuenta es donde ocurre el aprendizaje profundo.

Para poner todo esto en práctica, es necesario que los líderes generen una cultura escolar en donde este tipo de características no solo sean aceptadas, sino alentadas. Para muchos, “ser innovador” no es más que una moda, pero si realmente queremos estudiantes innovadores, debemos incorporar la “Mentalidad del Líder Innovador” en todos los niveles e involucrar a toda la comunidad escolar.

Incorpora una “Mentalidad de Líder Innovador en Aprendizaje” y transformemos la educación juntos.

Para implementar una Mentalidad LIA en tu colegio contáctanos vía info@clublia.com

Por Zulema Fernández / CEO Club LIA